lunes, 12 de febrero de 2018

Esa tarde siempre



de una tarde gris,
corre, sobre la luz
y sobre la niebla,
el mariposón del otoño 
rebusca en los ojos azules
y en los ojos oscuros,
y camina en el hambre,
y se rompe
en cien banderas,
de otras tantas manos,
callosas,arrepentidas;
se rompió
la cumbre de los ricos
y apareció,
la luz sobre las lilas,
entre los labios
de los niños pobres hay
un mendrugo de pan
y rosas amarillas;
casuchas tristes,
como calles desarmadas,
y en la mesa la comida
humea con olor a nada!
lidia-la escriba      imagen siempre 


No hay comentarios.: