lunes, 12 de febrero de 2018

Variaciones- Ausencia


me duelen mil heridas,en los puños,
que alzo a esos cielos callados;
mi mirada es un garfio, que se quiere aferrar
al contorno esfumado;
es que no he visto aquel
que se llevó mi rostro,
prendido en sus retinas,
que entretejió conmigo,
aquel poema puro,de asombros y sonrisas;
los hilos de esa trama,
son leves y son tibios,
pero se han separado,

y las furias trementes
del mar  y de los vientos
me los arrebataron;
me he sentido deshecha
al tratar de aferrarlos,
sin sangre y sin sentidos,
impotente mil veces
para extender los brazos
y apretarme a lo mío;

todo es inútil ya,
inmenso el desamparo,
los hilos se deshacen,
en el azul que aplasta
de ese cielo enemigo,
los hilos se han borrado!
     II
dedos frios y transparentes
me aprietan las sienes,
noche alta que no oprime,
desenredo lentamente mis raíces
de esta tierra que gime

y me elevo entre vapores
agrisados
a las negras esferas,
un latido grande
solidifica mi sangre
y ya soy una estrella.

por fin la paz,
completa y fría paz 
como de caos frío,
hay un gusto salobre
en mis labios resecos
y en mis manos vacío!

y paz,es no esperar?
proyectarse en la nada?
donde se esconde aquél?
devolvedme mis lagrimas,
quiero sentirlas tibias
estremecer mi piel!
llenadme las pupilas,
que me pesen de rostros,
yo ahucaré mi senos
y esa lava quemante
de mi sangre,
gritará sus ansias
de algo pleno!
lidia-la escriba      imagen prestada siempre

1 comentario:

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Ausencia que duele, que desgarra el alma, que oprime y que hace pensar en esa paz de lo eterno.

Un abrazo.